Navidad es reflexión… .

 

Por Denis Dau Karam

La Navidad engloba una diversidad de testimonios y qué mejor en reunión familiar y con amigos incondicionales departir sobre el nacimiento de Jesús. Ahí salieron a la luz expresiones que las describimos con sentimiento espiritual, así:

El mundo se encamina a celebrar una de las fiestas más grandes de la Tierra que es el nacimiento del Niño Jesús, quien vivió su parte humana como hombre, y divina, como todo un Dios. Nos dejó muchas enseñanzas impartidas en sus evangelios para que sean aplicadas en nuestro diario vivir y asumidas con mucho valor.

El prójimo necesita de mucho amor y perdón, que son virtudes vitales que debemos practicarlas en el día a día de nuestras vidas. Cristo Jesús nos presentó sus ejemplos maravillosos de humildad, esperanza, fe, amor, alegría y en la presente Navidad, para nosotros es el momento de hacer un pare a los agitados días, para entrar en un momento de interiorización y observar nuestras flaquezas y debilidades para remediarlas y ofrecerlas a este Dios que está ansioso de nuestra transformación.

En estas fiestas es donde el espíritu de todos los seres se eleva para que hagamos de aquella noche maravillosa una noche de esplendor, donde brillen todos los corazones, la luz se esparza en todos los rincones de la tierra, las familias se perdonen, los gobiernos entiendan a sus pueblos; que la pobreza, enfermedades, trabajo infantil, racismo, esclavitud, orgullo, soberbia y las diferencias religiosas cesen.

Tales celebraciones cristianas son oportunidades de vida para que el ser humano renazca, se transforme, porque Dios, Nuestro Señor, se sentirá halagado al ver nuestra nueva actitud. Será el mejor regalo que podremos darle, ya que esta es la verdadera Navidad.

Jesús, José y María, Amén. (O)

 
 

Noticias Relacionadas

  • No hay noticias relacionadas