Roggiero dejó huellas en la dirigencia

 

Muy firme en sus decisiones, respetuoso y querido por la hinchada de Barcelona, condujo al conjunto canario a históricos logros nacionales e internacionales; sagaz en las contrataciones y en su altura dirigencial gravitaron innumerables pasajes. Ese señor que engrandeció al deporte ecuatoriano fue Galo Roggiero Rolando, ahora en su morada tan celestial.

Con apenas 32 años y ante una crisis interna en Barcelona, Galo apuesta a su juventud, capacidad intelectual y profesional al tomar las riendas amarillas y caminar en esos andariveles con los avatares del deporte, más de buenas performances con sus ideales hasta ocupar cargos como presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), miembro ejecutivo de la Confederación Sudamericana de Fútbol y en el área de las competencias juveniles de la FIFA siempre demostró ser un gran vencedor.

Ya no escucharemos la frase “tranquilo, que el equipo gana”, sus amistades jamás olvidaremos impecables acciones como haber dado en el momento oportuno a la Ecuafútbol la jerarquía en tener unas oficinas de primer nivel, ser el único presidente en valorar y haber llegado a las canchas polvorientas de Las Acacias para entregar balones a los conjuntos que participan en el torneo del Interbarrial del Diario EL UNIVERSO y el tener relación incondicional de amistad y trabajo con Joao Havelange, Joseph Blatter, Nicolás Leoz, Eugenio Figueredo, Julio Grondona, y otros dirigentes de las esferas del balompié mundial.

Galo siempre bregó con su tesis cuando la FIFA iba a liquidar a Ecuador, Colombia y Bolivia por el tema de jugar en la altura. Recordemos que en un partido eliminatorio la afición boliviana en el estadio Hernán Siles Suazo colgó un letrero gigante que decía: “Roggiero, amigo de los bolivianos”; además fue eje en la construcción del estadio Monumental, hoy ejemplo en América.

De Galo se pueden escribir muchísimas hojas por su verticalidad y amistad sincera, pero el ejercicio natural de la vida y el pedido de lo más alto son orden del Supremo Señor. ¡Paz en su tumba!
Que su alma descanse…

 
 

Noticias Relacionadas

  • No hay noticias relacionadas