50 años vicentinos

 

Hoy será un día glorioso para quienes con la venia del Supremo Señor y con el esfuerzo de nuestros padres fuimos con orgullo alumnos del VR, plantel que construyó facetas en el ayer y en el presente del país y ¿por qué?

Porque los vicentinos fueron artífices en política, negocios, arte, ciencia, cultura y deporte, y al transcurrir 50 años de graduados, más los 6 o 7 años como alumnos, tuvimos ilustres profesores, que en sus cátedras eran verdaderos educadores. Recordemos algo más:

Jamás olvidar las largas colas que nuestros padres padecían con sol canicular y lluvias para conseguir la matrícula; el vestir el histórico uniforme caqui; escuchar el campanazo del recreo para correr e ir a jugar handball; las escapadas o al finalizar las clases dirigirnos a remar al Salado o ser parte de un partido de indor; el ser estelarista o espectador de peleas a puñete limpio y luego olvidar esa enemistad con un choque de dedos; el despertarnos antes del alba para cumplir deberes; el ir a escoger a una dama a un colegio femenino para reina; ser concurrente a Luchito en la plaza central, ahí aparecían nuestros libros perdidos y vibrar en los bailes de gala. Cuando en la libreta aparecían los “bomberos”, ¡oh!

Una paliza de las buenas, de los profesores que se dejaban copiar y las “pollas” eran unos acordeones y no visibles en bancas o en reglas; otros maestros nos perseguían con la vista en los exámenes y cuando nos pescaban venía el famoso 0/20, y qué decir de los juegos internos deportivos como vitrina para llegar a una selección del colegio y del Ecuador.

Y tantas otras vivencias que hoy recordaremos ya no en una aula, sino esta noche en otro lugar para fraternizar lo que fuimos y somos. Arriba VR… (O)

 

Compartir artículo

 

Etiquetas

 

Noticias Relacionadas

  • No hay noticias relacionadas
 

Sobre el autor

Denis Dau Karam

 
 

0 Comentarios

Puedes ser el primero en dejar un comentario.

 
 

Comentar